El vuelco de tractor es una de las principales causas de la siniestralidad laboral en el sector agrario. Algunos de los motivos que llevan a volcar a este vehículo son la distracción de los operarios, la conducción a alta velocidad o las condiciones “irregulares” del suelo.

Para prevenir este tipo de accidentes se crearon, en los años 60, los sistemas de seguridad ROPS (del inglés, Rollower Protective Structure). A pesar de que no estuvieron disponibles para todos los tractores hasta los 70’s, fue en 1985 cuando se les reconoció como equipos estándar en los nuevos vehículos. Así, estos equipos ROPS se adaptaron para equipos pesados, especialmente tractores o maquinaria de movimiento de tierras, pero también para vehículos 4×4 o compactadores de suelo, entre otros.

En la actualidad hay muchos tractores construidos antes de esa fecha, lo cual contribuye a que se continúe incrementando el número de accidentes. No obstante, todos aquellos vehículos que no dispongan del equipamiento ROPS, deben consultar al fabricante sobre la posibilidad de adaptación de algún equipo ROPS al mismo. En caso de ser posible, el tractor debe estar equipado con este sistema de seguridad, pues se trata de un equipamiento que sí es efectivo para prevenir lesiones graves y el fallecimiento, a pesar de que no se trata de estructuras que prevengan el vuelco.

Existen dos tipos de estructuras ROPS: cabina y barras protectoras. En algunos casos, por las condiciones del entorno en el que se va a utilizar el tractor, se instala en el vehículo un sistema de protección ROPS abatible.

  • Las barras protectoras de vuelco pueden estar compuestas por dos o cuatro barras. Estas son instaladas de forma totalmente segura sobre el cuerpo principal del tractor. Un buen aliado para este sistema es el cinturón de seguridad; su uso contribuye a mantener al operario del vehículo dentro de la zona protegida.

 

  • La cabina protectora, por su parte, añade a las barras protectoras una cobertura con metal y vidrio. Además, este equipamiento contribuye en la protección del ambiente, vibración, polvo y ruido. Al igual que el anterior equipo ROPS, el uso del cinturón de seguridad es necesario.

Por defecto, las ROPS han de ajustarse a los estándares y las regulaciones que garanticen que estos equipos protegen de manera adecuada para que el tractor no vuelque (exigiendo tanto un requisito de resistencia, como otro de absorción de energía de la estructura). No obstante, para determinar si su equipamiento ROPS está certificado, debe mirar la etiqueta de certificación, o revisar en el cinturón de seguridad instalado por el fabricante. En caso de duda, también puede contactar con este último.

En último lugar, es importante diferenciar las estructuras ROPS de las estructuras FOPS (del inglés, Fallen Objects Protection System). Pues si bien las primeras, en esencia, son un refuerzo de la estructura de la cabina del vehículo que consiste en integrar en la misma unas barras que eviten su hundimiento en caso de vuelco; las segundas, por su parte, son colocadas en la parte superior del habitáculo y se definen como el enrejado que impide que los posibles objetos que puedan caer sobre la cabina la invadan y, por tanto, garantizan la integridad física del operador.

 

 

Si tienes cualquier duda puedes consultar nuestro gabinete de asesoramiento gratuito. Contacta con nosotros:

En la oficina de Asaja Nacional:

Calle Agustín de Betancourt, 17 – 2ª Planta (Madrid)

En el teléfono:   91-533-67-64

Por correo electrónico:

eva.prevencion@asaja.com

ugarrio.prevencion@asaja.com

Pin It on Pinterest

Share This