CONTENIDO

Riesgos Ergonómicos

En el sector agrario,  se está haciendo mucho hincapié y un gran esfuerzo por disminuir y/o eliminar los accidentes relacionados con el uso de maquinaria agrícola. No obstante, también existen riesgos ergonómicos que se desarrollan en este sector económico y estos también suponen un número considerable de bajas laborales entre las personas trabajadoras del sector agrario.

La ergonomía es la especialidad preventiva que estudia la relación entre el entorno de trabajo (lugar de trabajo), y quienes realizan el trabajo (los trabajadores) adaptando condiciones de adaptación de un lugar de trabajo, una máquina, un vehículo, etc., a las características físicas y psicológicas del trabajador.

En el periodo comprendido entre 2014 y 2012 se produjo en el sector agrario un aumento paulatino del número de casos de enfermedad profesional registrados. Además, más de la mitad de estas enfermedades fueron provocadas por posturas forzadas y movimientos repetitivos en el trabajo.

Cabe destacar, que en el sector agrario, muchos de los trabajos que se desempeñan conllevan la posibilidad de sufrir daños musculo-esqueléticos, derivados por ejemplo de las tareas de recolección manual de hortalizas, al aire libre o bajo cubierta, recolección de fruta, trabajos como la poda, trabajadores de las líneas de procesado, manipulación de carga de estos productos etc… En estos trabajos el sexo y la edad de las personas trabajadoras suponen un elemento diferencial en las funciones que se desempeñan, ya que mientras los hombres menores de 45 años combinan la tarea de la recolección con labores de carga de las hortalizas o frutas en los remolques, durante cerca de 30 minutos a lo largo de la jornada, las mujeres y los hombres mayores de 45 años dedican toda su jornada laboral a la recolección.

INVICIBLE NO EDITAR

Riesgos Ergonómicos

 

Los trabajos del campo hoy en día siguen demandando  que el trabajador realice determinados sobreesfuerzos para realizar su trabajo. Estos esfuerzos pueden producir trastornos músculo-esqueléticos (TME), originadas fundamentalmente por:

  • posturas  forzadas
  • realización de movimientos repetitivos
  • manipulación manual de cargas

Posturas forzadas: posición inadecuada que adopta el trabajador generando hipertensiones, hiperflexiones y/o hiperrotaciones en distintas partes de su cuerpo.

Movimiento repetitivo: cuando existen  movimientos continuos mantenidos durante el puesto de trabajo, también si el mismo movimiento se repite en ciclos inferiores a 30 segundos.

Manipulación manual de cargas:

  • Levantamiento de cargas superiores a 3kg aun cuando no se produce desplazamiento
  • Desplazamiento superiores a 1m con cargas superiores a 3kg
  • Empuje y arrastre de cargas cuando se utiliza el movimiento de todo el cuerpo de pie y/o caminando
Factores de riesgos

 

Según la agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, los factores que contribuyen a la aparición de los TME son los siguientes:

La exposición conjunta a más de un factor de riesgo incrementa la posibilidad de padecer TME

 

 

Los factores de riesgo físico y psicosociales más importantes son los siguientes y puestos en mayor porcentaje:

 

  • Factores físicos:
    • Posturas forzadas
    • Movimientos repetitivos
    • Manipulación de cargas
    • Fuerzas importantes
  • Factores psicosociales:
    • Atención elevada
    • Ritmo muy elevado
    • Tareas muy repetitivas
    • Falta de autonomía
    • Movimientos repetitivos
    • Manipulación de cargas
Molestias músculo-esqueléticas más frecuentes

 

Respecto a las molestias músculo esqueléticas por sector de actividad, se puede observar en el siguiente gráfico:

Figura  Molestias músculo esqueléticas más frecuentes por sector de actividad. Fuente: (García, 2016, p. 43).

 

El 41,9% de las personas trabajadoras presenta molestias músculo esqueléticas en la zona baja de la espalda, un 13,9% en la nuca/cuello, un 21,9% en la zona alta de la espalda, un 12,1% en los hombros un 10,6% en brazo/s y antebrazo/s, un 7,4% en mano/s, muñeca/s y dedos, un 4,9% en rodillas, un 2,1% en nalgas/caderas, un 2,8% en piernas, un 2,3% en pies/tobillos, un 1,2% en codo/s, un 0,8% en muslos y finalmente un  30,9% no tiene ninguna molestia músculo esquelética (García, 2016).

Resulta este último dato muy significativo, ya que la actividad agraria es la segunda rama de actividad con mayor porcentaje de personas trabajadoras que no tienen ninguna afección musculo-esquelética, sólo superada por las actividades culturales y servicios personales. Mientras que en la actividad agraria esta cifra alcanza el 30,9%, en la industria química, saneamiento y extractiva es el 22,9%, en el metal un 14,4%, en la industria manufacturera en un 23,7%, en la construcción un 20,1%, en el comercio y reparaciones un 22,6%, en la hostelería un 29,5%, en el transporte y almacenamiento un 27,5%, en la comunicación actividades financieras y administrativas un 23,9%, en la administración pública y educación un 21,7%, en las atenciones sanitarias, veterinarias y sociales un 12,3% y el actividades culturales y servicios personales un 32,1% (García, 2016).

Por género, los resultados son los que se muestran en la siguiente tabla.

Tabla1. Molestias músculo esqueléticas por rama de actividad y sexo.

Las zonas más afectadas en los trabajos agrícolas son:

  • Lumbar
  • Nuca/cuello
  • Dorsal
  • Hombros
  • Brazos
  • Manos/muñecas
  • Piernas
  • Rodillas
  • Codos
  • Otras zonas
  • Nalgas/caderas
  • Muslos

Otros factores a tener en cuenta en el estudio ergonómico es el diseño de los puestos de trabajo. A este respecto, García (2016) indica que se han observado los siguientes aspectos:

  • Poco espacio para trabajar.
  • Alcances alejados del cuerpo.
  • Iluminación inadecuada.
  • Superficies inestables o irregulares.

DIRECCIÓN

Calle Agustín de Bethencourt, 17 – 2ª Planta – Madrid 
(Horario de 08:00 a 15:00 horas)

CORREO ELECTRÓNICO

TELÉFONO

+34 91-533-67-64

ESCRÍBENOS

Pin It on Pinterest

Share This